Perfil del estudiante 

 

La Escuela Marista colabora con la familia en la orientación del ser humano, en la medida y urgencia en que nuestro tiempo lo necesita. El (la) estudiante marista deberá identificarse con las siguientes características:

 

1. Ser una persona racional, responsable, única, libre, sociable, fraternal, con sentido crítico y talante democrático, amante de los valores autóctonos, promotores de la justicia, la verdad y la paz; una persona conocedora de sus limitaciones, pero con capacidad para superarse continuamente.

 

2. Mantener una relación de armonía consigo misma, con los demás, con el mundo circundante y con Dios, cuya imagen es y de quien depende todo.

 

3. Cultivar la relación filial con Dios, vivir de su fe en Cristo y comprometerse en la construcción de su Reino en la tierra.

 

4. Tener a María de Nazaret, una humilde y sencilla mujer, como el modelo de fe y de inspiración cristiana. Como María deberá reflejar estas virtudes en su vida familiar y social, tal como lo quiso Marcelino Champagnat, para la institución que él fundara.

 

5. Sentirse responsable de su propio desarrollo, dando siempre la preferencia al ser sobre el tener.

 

6. Respetar las leyes de la naturaleza y administrar sabiamente los recursos que Dios le ha dado y que ha puesto para servicio de todos.

 

7. Vivir solidariamente inmerso en la sociedad donde se encuentra y abierto a otras realidades, adoptando una postura activa y crítica hacia las necesidades y retos que la misma sociedad le plantea, con el fin de colaborar en la creación de otra nueva, más acorde con los principios del Evangelio y las necesidades actuales.